El ejercicio regular puede proteger contra las complicaciones mortales del COVID-19, al prevenir o reducir la gravedad del síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), una de las principales causas de muerte en pacientes con el virus COVID-19. Tal y como comenté el otro día, lo mejor que tiene el ejercicio es lo multifactorial de su impacto en nuestra salud, por ello, jamás puede ser comparado a ningún fármaco o alimento. Así lo confirma Zhen Yan (PhD de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia) en su revisión sobre el tema, sugiriendo que el ejercicio es un posible enfoque de tratamiento. Zhen mostró que los hallazgos de la investigación “apoyan firmemente” la posibilidad de que el ejercicio pueda prevenir o al menos reducir la gravedad del SDRA, que afecta entre el 3% y el 17% de todos los pacientes con COVID-19. Según la información disponible, los Centros federales para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que del 20% al 42% de los pacientes hospitalizados por COVID-19 desarrollarán SDRA. El rango para pacientes ingresados ​​en cuidados intensivos se estima entre 67% a 85%.

La investigación realizada antes de la pandemia sugirió que aproximadamente el 45 por ciento de los pacientes que desarrollan SDRA grave morirán.

Ojo, esto no quita que el resto de medidas como distanciamiento social, lavado de manos, mascarilla etc no sirvan, por supuesto que si, pero llama la atención (aunque ya estamos habituados) que no aludan al ejercicio, “como si todo lo que podemos hacer es evitar la exposición o depender de un ventilador para sobrevivir si nos infectamos”, palabras textuales de Zhen Yang. Ayer hablaba justo esto con Jorge Fernandez, antes de su aparición en TV, que aunque fue breve, dejó claro que falta por dar este mensaje en medios públicos. El ejercicio regular tiene muchos más beneficios para la salud de lo que sabemos. La protección contra esta grave enfermedad respiratoria (COVID-19) es solo uno de los muchos ejemplos. La otra cara de la historia, es que aproximadamente el 80% de los pacientes confirmados con COVID-19 tienen síntomas leves sin necesidad de asistencia respiratoria. La pregunta es ¿por qué?

Según Yan et al 2020, el ejercicio aumenta la expresión de un antioxidante conocido como “superóxido dismutasa extracelular” (EcSOD) . Este potente antioxidante combate a los radicales libres dañinos, protege nuestros tejidos y ayuda a prevenir enfermedades. Nuestros músculos producen EcSOD de forma natural, secretándolo a la circulación para permitir su unión a otros órganos vitales, pero su producción se ve reforzada por el ejercicio cardiovascular.

Sabemos que existe una disminución de estos antioxidante en varias enfermedades, incluida la enfermedad pulmonar aguda, la cardiopatía isquémica y la insuficiencia renal, etc. La investigación de laboratorio en ratones sugiere que bloquear su producción empeora los problemas del corazón, mientras que aumentarlo tiene un efecto beneficioso. Una disminución en EcSOD también se asocia con afecciones crónicas como la osteoartritis.

La investigación sugiere que incluso una sola sesión de ejercicio aumenta la producción del antioxidante. Un episodio agudo de ejercicio de resistencia promueve la transcripción del gen EcSOD, y el entrenamiento físico promueve la expresión de la proteína EcSOD en el músculo esquelético,

También se ha demostrado que el entrenamiento de resistencia aumenta la abundancia de EcSOD en la aorta en ratones y en plasma en humanos. Es importante destacar que el entrenamiento físico aumenta la abundancia de proteína EcSOD en los tejidos periféricos, como el corazón, sin evidencia de una mayor transcripción del gen EcSOD en estos tejidos periféricos. La expresión de EcSOD inducida por el ejercicio parece ser específica para el ejercicio de resistencia, no inducida por el ejercicio de fuerza.

Estos hallazgos respaldan que el ejercicio de resistencia promueve la expresión de EcSOD en el músculo esquelético, el órgano más grande del cuerpo, lo que lleva a una defensa antioxidante extracelular mejorada en la circulación y los tejidos periféricos.

La revisión de Yan también sugiere EcSOD como un tratamiento potencial para el SDRA y muchas otras condiciones de salud. La terapia génica, por ejemplo, podría usarse algún día para aumentar la producción del antioxidante para que su presencia protectora en los pulmones se mejore en pacientes que luchan contra COVID-19.

La investigación también ha demostrado que las ratas de laboratorio con enfermedad renal crónica tenían menos daño renal cuando se trataban con EcSOD humano. El antioxidante ya se está proponiendo como un potencial terapéutico para la retinopatía diabética, una complicación de la diabetes que puede conducir a la ceguera.

Además, EcSOD también puede resultar beneficioso contra el síndrome de disfunción multiorgánica, en el que múltiples órganos comienzan a fallar. Los esfuerzos para tratar la afección con antioxidantes generales no han tenido éxito, pero Yan sugiere que comprender el funcionamiento de EcSOD puede permitir que los médicos lo usen de una manera más específica y, con suerte, más efectiva.

“A menudo decimos que el ejercicio es medicina. El EcSOD es un ejemplo perfecto de que podemos aprender del proceso biológico del ejercicio para avanzar en la medicina”, dijo Yan. “Si bien nos esforzamos por aprender más sobre los misterios sobre los excelentes beneficios del ejercicio regular, no tenemos que esperar hasta que sepamos todo”.

6 Comments

  1. Adrián 17/04/2020 at 18:50h - Reply

    Perfecto artículo Ismael !
    Entonces vemos que además del entrenamiento de fuerza deberíamos introducir el entrenamiento de resistencia para obtener estos beneficios, algo en lo que tu ya venías comentando . Puesto que se tiende a demonizar el ejercicio cardiovascular en algunas etapas, como la de ganancia muscular.
    Gracias por tus aportaciones.

    • Ismael Galancho 18/04/2020 at 17:19h - Reply

      Así es

  2. FeR 18/04/2020 at 19:00h - Reply

    Muchas gracias por acercarnos esta información, Ismael! A ver si le llega a los gobernantes…

    • Ismael Galancho 23/04/2020 at 20:33h - Reply

      Gracias a ti por leerla 😉

  3. Nicolás Calderón Soto 18/04/2020 at 21:14h - Reply

    Hola Ismael, aquí va una pregunta desde Chile. Cómo se puede tratar a un paciente con covid 19 mediante ejercicios aerobicos? O ya es muy tarde para eso, o lo que escribes va más por el lado de la prevención?. Saludos

    • Ismael Galancho 23/04/2020 at 20:34h - Reply

      Va más por el lado de la “prevención”

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más.