La controversia de las grasas y el colesterol

El tema de las grasas y el colesterol, en relación a enfermedad cardiovascular (ECV), es algo que se lleva debatiendo desde los años 50 tras los estudios de Ancel Keys (los que habéis hecho mi curso de para pérdida de grasa sabéis de que hablo)

Más allá de generalizar con las grasas en sí, debemos identificar de qué tipo de grasas hablamos para sacar conclusiones más fehacientes. Las grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas se asocian con menor incidencia de ECV, sin embargo, las grasas trans y las grasas saturadas se asocian con mayor incidencia.

Relación entre tipos de grasa y enfermedad cardiovascular
Cambio en el riesgo de enfermedad cardiovascular al sustituir un tipo de grasa por otro

Dentro de las grasas saturadas, también podemos hacer una subclasificación, ya que no todas son iguales. La mantequilla y otras grasas lácteas (con alto contenido de ácido mirístico) aumentan el LDL, lo cual puede aumentar el riesgo de ECV (imagen 3).

Relación entre tipos de aceites y enfermedad cardiovascular

La grasa de la carne roja (que contiene ácido palmítico y ácido esteárico) eleva el LDL en menor grado y otros alimentos como la manteca de cacao (que contiene en gran parte ácido esteárico) eleva el LDL sólo ligeramente (Willet et al 2012).

Las grasas saturadas de cadena media, como las que se encuentran en la grasa de coco parece aumentar el HDL, que aunque es conocido como colesterol “bueno” y a priori es positivo, sabemos que elevado en exceso y según que subpartículas del mismo sean, puede ser perjudicial. Esto depende también de si el sujeto es sano o no (Neumann et al 2021). Los ácidos grasos de cadena corta, como el butirato, parecen ejercer acciones beneficiosas (quizás por su efecto antiinflamatorio al unirse al receptor GPR120 y GPR109A). No está claro los efectos sobre la enfermedad cardiovascular.

Derivado de estudios mecanicistas, se dedujo que los ácidos grasos omega 6 son inflamatorios, algo que la evidencia no sostiene como comenté en un post dedicado a ello en mi Zona Premium, siendo neutras o incluso antiinflamatorias. De hecho, las grasas poliinsaturadas (omega 3 y omega 6) reducen el colesterol LDL y el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Es un tema muy complejo y con muchos matices para explicar en un solo post. Quien quiera indagar un poco más en este tema, tenéis más información el Curso de Pérdida de Grasa o en la Zona Premium.

Suscríbete por sólo 10 €/mes. Cancela cuando quieras.

¿Quieres acceder a artículos, infografías y estudios de interés completos y exclusivos?
Hazte miembro de la Zona Premium por sólo 10 €/mes.

¡Ahora 8 artículos/podcast nuevos cada mes!
Empezar ahora

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Hazte con mi libro Réquiem por una Pirámide

En este libro pongo orden al caos de información que nos confunde en el ámbito de la salud, la nutrición y el ejercicio, partiendo del rigor, la ciencia y, sobre todo, del sentido común.

Libro Réquiem por una Pirámide
Comprar ahora

Categorías

Mis últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más. Además, al suscribirte, recibirás de 2 regalos: un documento con 100 preguntas y respuestas sobre nutrición y entrenamiento y un completo documento de 22 páginas con respuestas a preguntas sobre los carbohidratos, la resistencia a la insulina, la pérdida de grasa y el ejercicio. 

Suscríbete ahora