¿Comer rápido engorda?

Siempre se ha dado por hecho que comer rápido engorda. Esta idea surge de la hipótesis de que, al comer rápido, las señales de saciedad llegarán tarde a nuestro cerebro, cuando ya hemos ingerido más comida de la que realmente necesitaríamos para sentirnos saciados. Pero, ¿es esto cierto?

La existencia de un “estilo de alimentación obeso”, caracterizado por una tasa rápida de ingesta de alimentos con bocados grandes y frecuentes y una duración breve de las comidas, fue promovida por primera vez por Ferster en 1961. Sugirió que las personas obesas comen más rápido que las personas delgadas.

A partir de ahí se desarrollaron prescripciones conductuales destinadas a disminuir el tamaño de los bocados, ralentizar la tasa de ingesta de alimentos y prolongar la duración de las comidas. En las últimas dos décadas, se han realizado experimentos para comparar los patrones de alimentación de individuos con y sin obesidad, pero los resultados han sido contradictorios. De hecho, la relación entre la velocidad de ingesta de alimentos y el sobrepeso derivó de estudios de observación en entornos de laboratorio poco controlados o en establecimientos públicos de comidas. La mayoría de los estudios también extraen conclusiones de una sola comida y no de observaciones diarias o semanales. Por tanto, no se puede confirmar la existencia de un (mal llamado), “estilo de alimentación obeso”.

Sin embargo, en un estudio (Rising et al 1994) se evaluó la relación entre la tasa de ingesta de alimentos ad libitum y la obesidad en 28 hombres durante 4 días en una sala metabólica (muy controlado). La duración media de las comidas fue de 25 minutos. La tasa de ingesta de alimentos fue de 68 gramos/minuto.

La conclusión fue que los sujetos con obesidad comían más despacio que los sujetos sin obesidad. Es decir, a la contra de lo que se pensaba. La tasa de ingesta de alimentos más lenta, hace que el grado de distensión gastrointestinal inducido por las comidas sea menor. La distensión gástrica es un mecanismo que modula la ingesta de alimentos (saciedad), por ejemplo a través de la grelina.

Se requieren más estudios.

Suscríbete por sólo 10 €/mes. Cancela cuando quieras.

¿Quieres acceder a artículos, infografías y estudios de interés completos y exclusivos?
Hazte miembro de la Zona Premium por sólo 10 €/mes.

¡Ahora 8 artículos/podcast nuevos cada mes!
Empezar ahora

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Hazte con mi libro Réquiem por una Pirámide

En este libro pongo orden al caos de información que nos confunde en el ámbito de la salud, la nutrición y el ejercicio, partiendo del rigor, la ciencia y, sobre todo, del sentido común.

Libro Réquiem por una Pirámide
Comprar ahora

Categorías

Mis últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más. Además, al suscribirte, recibirás de 2 regalos: un documento con 100 preguntas y respuestas sobre nutrición y entrenamiento y un completo documento de 22 páginas con respuestas a preguntas sobre los carbohidratos, la resistencia a la insulina, la pérdida de grasa y el ejercicio. 

Suscríbete ahora