La lucha por la supervivencia y la procreación es el objetivo principal de cualquier especie.

El problema es que los recursos siempre han sido finitos y el suministro de energía es limitado. Esto implica que si se aporta energía hacia unos órganos, tejidos o procesos fisiológicos en el organismo, es a costa de reducirlos en otros.

Esto ha sido así durante millones de años para cualquier especie animal, incluido los seres humanos. Sin embargo, desde hace unos pocos siglos, el entorno ha cambiado. Ahora vivimos en un entorno donde no hay limitación energética en la mayoría de países del mundo, pero nuestro genoma y nuestro organismo siguen estando adaptados a la escasez que ha predominado durante millones años.

El ser humano ha predominado sobre otras especies, entre otras cosas, gracias a que ha conseguido adaptarse al entorno para obtener energía suficiente para sobrevivir y desarrollar su cerebro. Somos omnívoros y gracias a eso (junto al descubrimiento del fuego) somos la especie dominante.

Por ejemplo, el aumento del gen AMY1 que tuvimos hace miles de años fue una adaptación para poder digerir y obtener energía de alimentos ricos en almidón (carbohidratos) como raíces, frutos, tubérculos, etc.

Por otro lado, la persistencia en la edad adulta de la lactasa (necesaria para digerir lácteos) es otra adaptación importante en nuestra historia evolutiva. El polimorfismo responsable de la tolerancia a la lactosa es rs4988235. Las personas con la secuencia “CC” en este gen son intolerantes a la lactosa, mientras que las personas con “CT” o “TT” la toleran.

No ingerir almidón (carbohidratos) o lácteos en la dieta, hace que disminuya la expresión de amilasa (necesaria para digerir carbohidratos) y de lactasa respectivamente.

Tenemos la suerte de habernos adaptado a consumir estos alimentos (y otros como cereales, legumbres, etc.) para sobrevivir, pero como ahora la disponibilidad de comida (energía) es sobrante y podemos elegir, buscamos argumentos (a veces absurdos) para eliminar estos alimentos de nuestra dieta, lo cual nos “des-adaptaría” a su consumo. ¿Evolución o involución?

*Nota: otra cosa es que presentes intolerancia real a algún alimento concreto.

Suscríbete por sólo 10 €/mes. Cancela cuando quieras.

¿Quieres acceder a artículos, infografías y estudios de interés completos y exclusivos?
Hazte miembro de la Zona Premium por sólo 10 €/mes.

¡Ahora 8 artículos/podcast nuevos cada mes!
Empezar ahora

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Hazte con mi libro Réquiem por una Pirámide

En este libro pongo orden al caos de información que nos confunde en el ámbito de la salud, la nutrición y el ejercicio, partiendo del rigor, la ciencia y, sobre todo, del sentido común.

Libro Réquiem por una Pirámide
Comprar ahora

Categorías

Mis últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más. Además, al suscribirte, recibirás de 2 regalos: un documento con 100 preguntas y respuestas sobre nutrición y entrenamiento y un completo documento de 22 páginas con respuestas a preguntas sobre los carbohidratos, la resistencia a la insulina, la pérdida de grasa y el ejercicio. 

Suscríbete ahora