Diseñar y planificar intervenciones nutricionales exitosas y basadas en la evidencia científica es fundamental para los nutricionistas deportivos y para los deportistas. Es imperativo buscar la correcta aplicación de la intervención en los deportistas, lo cual no es fácil y parte de varias fases:

  • Conocer e interpretar los hallazgos científicos en nutrición deportiva.
  • Aplicación correcta de la teoría a la práctica basada en el contexto e individualización del deportista.
  • Formación y educación nutricional al deportista, ya que dicha investigación no tiene sentido si los deportistas no implementan los hallazgos obtenidos en su hábitos nutricionales diarios.

En mi opinión, debido a como se encuentra el panorama actual en la nutrición deportiva, considero crucial aportar evidencia científica clara y contundente al deportista (quizás el propio deportista debería exigirla) para así rechazar todo aquello que no esté evidenciado contundentemente y huir de mitos y dietas panaceas que pueden perjudicar la salud y el rendimiento del deportista. Además, justificar, educar y explicar la intervención nutricional por parte del profesional es fundamental, pero es algo bidireccional, ya que cuando se contrata a un profesional, se debe confiar en su criterio, sin tratar de imponer las creencias de uno mismo sobre los conocimientos de dicho profesional. Ojo, no digo que el deportista tenga que aceptar cualquier pauta absurda sin preguntar el por qué (por eso mismo debe pedir evidencia científica concluyente de aquello que le haga dudar), pero si confiar en quien ha decidido que sea su profesional de la nutrición.

De hecho, Bentley et al 2020 analizaron esto en su estudio y concluyen que el 80% de los profesionales de la nutrición deportiva no aplican estrategias nutricionales basadas en evidencia científica, algo que sin duda da miedo.

Y es que la nutrición deportiva no va de poner suplementos a lo loco, no va de usar estrategias nutricionales absurdas aleatoriamente que merman el rendimiento o la salud del deportista, no va de aguacate, chía y avena para todos, no va de ayuno, cetosis o altas en carbos. No, la nutrición deportiva es mucho más que eso.

  • ¿Quieres acceder a artículos, infografías y estudios de interés completos y exclusivos sobre entrenamiento, fisiología, fisiopatología, nutrición, nutrición deportiva y mucho más? ¡Hazte miembro de la Zona Premium por sólo 10 €/mes!

Suscribirme a Zona Premium

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Sobre qué hablo

Mis últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más. Además, al suscribirte, recibirás de regalo un interesante documento con 100 preguntas sobre nutrición y entrenamiento y mis respuestas a las mismas.