En muchos círculos, e incluso entre la población en general, se ha puesto en tela de juicio el consumo de fruta, considerando que no es una opción saludable, debido a su contenido en fructosa. De hecho, ya hay quien considera a la fruta como algo a evitar a toda costa, llevando al extremo ciertos datos y, sobre todo, extrapolando y sacando fuera de contexto ciertas investigaciones científicas.

Como nutricionista, puedo decirte que evitar al consumo de frutas por temor a la fructosa es un error, ya que se trata de un reduccionismo alarmante. En primer lugar, las frutas son mucho más que fructosa aislada, por lo que al ingerir el alimento íntegro (es decir, la matriz nutricional completa con fibra, vitaminas, minerales, etc.) el efecto fisiológico será diferente que al ingerir fructosa aislada. Por otro lado, la cantidad de fruta que se debe ingerir para llegar a niveles de fructosa como para tener consecuencias negativas sería bastante alta. Por ejemplo, la manzana, que es una de las frutas con más contenido en fructosa, contiene unos 5 gramos de fructosa por cada 100 gramos. Por lo que para llegar a la cantidad estipulada de consumo medio de EEUU (50 gramos al día de fructosa) a través de manzanas, deberíamos de comernos un total de 10 manzanas.

Debemos de ser conscientes que la fruta no es el problema, sino los productos ultraprocesados ricos en jarabe de maíz alto en fructosa (JMAF). El JMAF es una solución que contiene 42-55% fructosa libre (el resto es principalmente glucosa libre y algunos oligosacáridos) y que se usa como añadido en muchos de los productos procesados que se encuentran hoy en día en los supermercados.

Por otro lado, ese exceso de fructosa ingerido por el JMAF podría ser negativo solo en un contexto de sobrealimentación constante (superávit calórico) y sedentarismo (Johnston, Stephenson et al. 2013). De hecho, sólo cantidades modestas de ejercicio parecen ser suficientes para contrarrestar muchos efectos negativos de la alta ingesta de fructosa (Egli et al., 2013).

Por tanto, atender al contexto individual y no generalizar es clave (como siempre) a la hora de afirmar que el consumo de fructosa per se es perjudicial para la salud.

Suscríbete por sólo 10 €/mes. Cancela cuando quieras.

¿Quieres acceder a artículos, infografías y estudios de interés completos y exclusivos?
¡Hazte miembro de la Zona Premium por sólo 10 €/mes!

Empezar ahora

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Hazte con mi libro Réquiem por una Pirámide

En este libro pongo orden al caos de información que nos confunde en el ámbito de la salud, la nutrición y el ejercicio, partiendo del rigor, la ciencia y, sobre todo, del sentido común.

Libro Réquiem por una Pirámide
Comprar ahora

Categorías

Mis últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más. Además, al suscribirte, recibirás de regalo un interesante documento con 100 preguntas sobre nutrición y entrenamiento y mis respuestas a las mismas.