Vino tinto de vez en cuando

En este artículo del blog vamos a hablar de una pregunta que muchos se hacen: ¿es bueno para la salud beber vino de vez en cuando? Sobre todo me preguntan sobre el vino tinto. Este tema ha sido debatido durante mucho tiempo, y la ciencia nos ofrece algunas respuestas interesantes.

Antes de nada tenemos que evitar caer en el nutricionismo entiendo que los alimentos están formados por muchos compuestos y aunque alguno de forma aislada pueda parecer malo para la salud, en su forma conjunta puede ser beneficioso.

¡Allá vamos!

Vino tinto de vez en cuando ¿Es recomendable?

Para comenzar, puedes ver este video donde hablo sobre el tema. Esto es lo que dice la ciencia:

Los componentes del vino

El vino contiene una variedad de compuestos que pueden influir en la salud.

  1. Polifenoles: Antioxidantes como el resveratrol y los flavonoides, que se encuentran en las pieles de las uvas.
  2. Alcohol: Esto sería un aspecto negativo de su composición .
  3. Minerales y vitaminas: Aunque en menores cantidades, el vino aporta algunos nutrientes esenciales.

Entonces, ¿es saludable?

El consumo moderado de vino tinto se ha asociado con una mejora de la salud como dicen muchos estudios.

Pero claro, no todo depende de los compuestos que contengan sino también de la cantidad ingerida. Los estudios dicen que con poca dosis se ven efectos neutros o positivos en la salud pero cuando se pasa la dosis, efectos negativos ya que el contenido de alcohol supera los beneficios del resto de compuestos.

¿Es bueno una copa de vino al día?

A día de hoy no existe consenso entre la cantidad de vino tinto saludable pero podría aproximarse entre una copa a la semana o cada dos semanas, muy lejos de lo que se nos ha hecho creer con esa copa de vino diaria.

Esto evidentemente es para personas que les guste el vino tinto. Para personas que no les gusten no es necesario que lo tomen y para aquellas que lo tomen, que sepan cuánto es lo saludable para que no se excedan

Otro aspecto muy importante es que la salud es integral. Se ha visto en muchos estudios que personas que tomaban vino con moderación tenían mejor parámetros de Salud que otros que no lo hacían. Esto se entiende en el contexto en el que la Salud es integral. Por ejemplo si a esas personas les gusta el vino y salen con sus amigos a tomarse una copa y disfrutan y demás, tienen mejor salud mental, dormían mejor, etc. y estos hechos son los que les llevaban a un mejor estado de salud y no la ingesta en particular de la copa de vino.

Efectos negativos de vino

Ahora bien, siempre el consumo recomendado de alcohol será cero. Es un mensaje que tenemos que lanzar los profesionales de la salud ya que su consumo puede generar estos efectos negativos:

1. Riesgo de adicción

El alcohol puede ser adictivo, y el consumo regular, aunque sea moderado, puede aumentar el riesgo de dependencia. La línea entre el consumo moderado y el abuso es delgada y varía entre individuos.

2. Aumento del riesgo de cáncer

A pesar de los posibles efectos protectores de los antioxidantes, el alcohol es un carcinógeno conocido. El consumo excesivo de vino, como de cualquier bebida alcohólica, puede aumentar el riesgo de varios tipos de cáncer, incluidos el de mama, hígado y esófago.

3. Impacto en el hígado

El consumo regular de alcohol puede llevar a enfermedades hepáticas, como la esteatosis hepática (hígado graso), la hepatitis alcohólica y la cirrosis. Estos riesgos se incrementan con la cantidad y la frecuencia del consumo.

4. Efectos negativos en la salud mental

El alcohol puede afectar negativamente la salud mental, exacerbando problemas como la depresión y la ansiedad. Además, el consumo de alcohol puede interferir con la calidad del sueño, lo que a su vez puede afectar el bienestar general.

La clave está en la moderación

El consumo puntual de vino, especialmente vino tinto (no hablamos de otras bebidas alcohólicas), puede tener beneficios para la salud debido a sus componentes antioxidantes y otros compuestos bioactivos. Estos beneficios se pueden ver según los estudios cuando el consumo es puntual (y si no te gusta no es necesario que tomes ya que se obtienen estos beneficios y mejores de otros alimentos). No nos dicen cantidades pero yo diría que una copa a la semana o dos cada mes.

Si el consumo es superior, los efectos serán negativos debido al alcohol que contiene.

En última instancia, la decisión de beber vino debe basarse en una evaluación individual de los riesgos y beneficios, considerando factores personales de salud y preferencias.

Espero que este artículo les haya proporcionado una visión equilibrada y basada en la evidencia sobre el consumo de vino.

Este artículo ha sido redactado por el equipo de Ismael Galancho Partners.

Suscríbete a la Zona Premium por sólo 19,90 €/mes.

¿Quieres acceder a artículos, podcasts, videos y entrevistas exclusivas? Hazte miembro de la Zona Premium por sólo 19,90 €/mes. ¡Cancela cuando quieras! Sin permanencia.

¡Ahora 10 publicaciones nuevas cada mes!

Apúntate a mi Newsletter.

¿Quieres recibir todas mis novedades y promociones exclusivas? Suscríbete ahora y recibirás 2 regalos: 100 preguntas y respuestas sobre nutrición y entrenamiento y un completo documento de 22 páginas con respuestas sobre los carbohidratos, la resistencia a la insulina, la pérdida de grasa y el ejercicio.

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos:

Hazte con mi libro Réquiem por una Pirámide

En este libro pongo orden al caos de información que nos confunde en el ámbito de la salud, la nutrición y el ejercicio, partiendo del rigor, la ciencia y, sobre todo, del sentido común.

Libro Réquiem por una Pirámide

Categorías

Mis últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, regalos, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más. Si te suscribes ahora, recibirás de regalo  “100 preguntas sobre nutrición y entrenamiento y mis respuestas”. ¡Suscríbete ahora!