Cada vez más, sabemos de la importancia de la salud intestinal y microbiota sobre la salud general. Se alude al intestino como “nuestro segundo cerebro” al estar conectado con nuestro cerebro a través del nervio vago o a través de la microbiota, incluso proponiéndose como un factor clave en la salud mental.

Aunque todo ello es cierto, en mi opinión, como casi siempre ocurre, las cosas se sacan de contexto. Si ya es curioso denominar al intestino como nuestro “segundo cerebro”, puesto que cerebro solo hay uno, ya hay quien lo denomina “primer cerebro”. Y si, la microbiota es muy importante, mucho, pero ahora parece que es la culpable de todo. De seguir así, cuando nos hagamos un esguince de tobillo por una torcedura, diremos que es culpa de la disbiosis intestinal…

Y si, el intestino produce serotonina, pero porque la serotonina cumple funciones de motilidad gástricas y no está claro siquiera si la serotonina intestinal puede cruzar la barrera hematoencefálica para llegar al cerebro.

Aludir al intestino como segundo cerebro es anecdótico, ya que pese a ser cierta la conexión entre ambos órganos, ni mucho menos es el único órgano que lo hace. Debemos de entender que existe una comunicación cruzada en todo nuestro organismo que implica a otros tejidos como por ejemplo el tejido adiposo, tejido óseo y como no, el tejido muscular.

El músculo esquelético produce moléculas, llamadas mioquinas, que regulan funciones cerebrales como el estado de ánimo, el aprendizaje, la actividad locomotora y la protección de lesiones neuronales. Incluso el lactato está muy involucrado en la salud del cerebro.

Existen multitud de estudios que vinculan al ejercicio físico con la mejora de trastornos como la ansiedad, depresión, demencia o enfermedades neurodegenerativas, a la par que la sarcopenia se asocia con un aumento notable de este tipo de patologías.

Para nada quiero subestimar la importancia de la salud intestinal y la microbiota, nada más lejos de la realidad, sino mostrar que nuestra fisiología está interconectada de manera global y que el tejido muscular y el ejercicio pueden tener mucho más que ver con nuestra salud mental que el intestino.

Suscríbete por sólo 10 €/mes. Cancela cuando quieras.

¿Quieres acceder a artículos, infografías y estudios de interés completos y exclusivos?
¡Hazte miembro de la Zona Premium por sólo 10 €/mes!

Empezar ahora

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Hazte con mi libro Réquiem por una Pirámide

En este libro pongo orden al caos de información que nos confunde en el ámbito de la salud, la nutrición y el ejercicio, partiendo del rigor, la ciencia y, sobre todo, del sentido común.

Libro Réquiem por una Pirámide
Comprar ahora

Categorías

Mis últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más. Además, al suscribirte, recibirás de regalo un interesante documento con 100 preguntas sobre nutrición y entrenamiento y mis respuestas a las mismas.