Recuerdo que allá por 2016 realizaba una ponencia en un congreso en Sevilla donde hablaba de por qué suplementar con antioxidantes y multivitamínicos de manera constante en deportistas es mala idea.

Esto se debe a que la formación de especies reactivas de oxígeno y radicales libres durante el ejercicio es positiva para producir adaptaciones. Dentro de estas adaptaciones se encuentra la hipertrofia muscular, la biogénesis mitocondrial, la captación de glucosa y la optimización de las defensas antioxidantes endógenas.

Por tanto, abusar de antioxidantes puede jugar un papel negativo al respecto. Más allá del SI o el NO suplementar con antioxidantes, hay que preguntarse el para qué, cuando hacerlo y el cuánto. Todo ello determinará que dicha suplementación deportiva juegue un rol positivo o negativo en el deportista.

Pero hoy no quiero de hablar de adaptaciones al entrenamiento inhibidas por abusar de antioxidantes. Hoy quiero cuestionar si aparte de dichas adaptaciones, el abuso de antioxidantes puede ser negativo para la salud del deportista.

En un reciente estudio (Ali et al 2019), se suplementó a altas dosis a ratas con vitamina C y E. Las ratas suplementadas empeoraron la sensibilidad a la insulina, empeoraron la glucemia, su perfil lipídico en sangre, aumentaron los lípidos hepáticos y sufrieron daño mitocondrial. Esto coincide con un estudio previo de los mismos autora, aunque recalco que es en ratas.

En un estudio (Ristow et al 2009), se dio 1 gramo de vitamina C y 400 mg de vitamina E a un grupo de sujetos (esta vez humanos) que hizo ejercicio, y el otro grupo hizo ejercicio pero sin suplementar. Lo que ocurrió es que el grupo que hizo ejercicio sin suplementar mejoró la sensibilidad a la insulina y el grupo que se suplementó no.

Además, sabemos del efecto pro-oxidante que tienen algunos compuestos como la vitamina C cuando se consume en exceso, ejerciendo justo el efecto contrario por el cuál se presume tomarla.

Todo esto, sugiere cautela a la hora de tomar cosas por tomar y sin conocer la fisiología y la evidencia científica. ¿En qué contextos es recomendable suplementar con antioxidantes? Este asunto lo trataré en otro post.

Suscríbete por sólo 10 €/mes. Cancela cuando quieras.

¿Quieres acceder a artículos, infografías y estudios de interés completos y exclusivos?
Hazte miembro de la Zona Premium por sólo 10 €/mes.

¡Ahora 8 artículos/podcast nuevos cada mes!
Empezar ahora

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Hazte con mi libro Réquiem por una Pirámide

En este libro pongo orden al caos de información que nos confunde en el ámbito de la salud, la nutrición y el ejercicio, partiendo del rigor, la ciencia y, sobre todo, del sentido común.

Libro Réquiem por una Pirámide
Comprar ahora

Categorías

Mis últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más. Además, al suscribirte, recibirás de 2 regalos: un documento con 100 preguntas y respuestas sobre nutrición y entrenamiento y un completo documento de 22 páginas con respuestas a preguntas sobre los carbohidratos, la resistencia a la insulina, la pérdida de grasa y el ejercicio. 

Suscríbete ahora