Aunque se hizo popular después del estreno de la película Rocky en 1976, el consumo de huevos crudos ha estado vinculado al culturismo y a los deportistas de fuerza desde muchos años atrás.

El consumo de huevos crudos sigue siendo aún a día de hoy común entre algunos atletas o culturistas. Ejemplo de ello, fue la imagen no muy lejana en el tiempo del actual récord del mundo de peso muerto Hafþór Júlíus Björnsson (más conocido como “la Montaña”) tomando un gran vaso lleno de huevos crudos.

Independientemente de entrar a valorar si es seguro a nivel alimentario ingerir huevos crudos, es necesario valorar la optimización real de su consumo para obtener los beneficios por los cuáles dichos atletas los toman: Ingerir proteínas de alta calidad.

Actualmente mucha gente comenta popularmente que la proteína de los huevos crudos no se absorbe. Realmente esta afirmación no es correcta, o al menos no del todo. Evenepoel et al 1998 en su estudio, suministró un total de 25 gramos de proteína a partir de huevo cocido o huevo crudo a pacientes ileostomizados. El consumo de huevos cocidos obtuvo una absorción de su proteína del 90%, mientras que el consumo del huevo crudo obtuvo una absorción del 50%. Esto significa que la proteína del huevo crudo se absorbe un 40% menos que la del huevo cocinado, un porcentaje bastante significativo.

Por último, aunque a casi todos los que consumimos huevos nos gusta dejar la yema líquida (hasta el punto de que existe un hashtags en Instagram denominado #pornoyema), seguramente estemos desaprovechando parte de su proteína, aunque tampoco será algo significativo.

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más.