Los carbohidratos son un macronutriente esencial en nuestra dieta, pero su relación con el cáncer ha sido objeto de debate en la comunidad científica. Uno de los enfoques más interesantes en este campo es el efecto Warburg. En este artículo, exploraremos los últimos hallazgos sobre la relación entre carbohidratos, cáncer y el efecto Warburg, y discutiremos las implicaciones de esta relación para la prevención y el tratamiento del cáncer.

Para comenzar… ¿Los tumores se alimentan de glucosa?

Voy a intentar explicar esto de manera sencilla para que todo el mundo pueda entenderlo (no sé si lo conseguiré porque es complejo).

En el 70%-80% de los cánceres suele darse un cambio en la forma en que estas células cancerosas obtienen la energía para reproducirse. Cambian hacia un estado glucolítico (efecto Warburg), es decir, se alimentan de glucosa para obtener energía.

Las células cancerosas suelen tener una tasa de absorción de glucosa de 10 a 40 veces mayor y una producción de lactato que es de 10 a 100 veces más rápida que las células sanas. De hecho, casi que podemos decir que el principal “alimento” que tienen las células cancerosas es el lactato (incluso más que la glucosa).

Esto son los motivos por los cuales se llevan a cabo investigaciones de dietas bajas en carbohidratos para ver su efecto en las personas con cáncer. Algunos estudios han visto mejoras con estas dietas, otros no han comprobado mejoras ni empeoramientos y otros han visto empeoramientos.

¿Por qué esta heterogeneidad de resultados? Vamos a verlo

Lo primero de todo, es que aunque hablemos de cáncer como una única enfermedad, la verdad es que son muchas enfermedades “distintas”, con distintas fases, distintos sujetos y contextos. Sólo con eso ya estaría justificado la disparidad de resultados. Pero hay más.

Otto Warburg, en los años 20, pensaba que las células tumorales se alimentaban de glucosa porque tenían fallos en sus mitocondrias. Hoy sabemos que esto no es así. De hecho, aunque las células tumorales obtengan energía de la glucosa, esto no significa que eliminar los carbohidratos de la dieta evite que el tumor crezca, ya que estos pueden obtener energía también a través de las fosforilación oxidativa en las mitocondrias, es decir, de las grasa. De hecho, hay tumores que amplifican esta última vía para conseguir energía.

¿Los tumores se alimentan de lactato?

Como he dicho, no solo la glucosa es el “alimento” principal de las células tumorales. El lactato en el ambiente tumoral modula mecanismos que permiten a las células cancerosas crecer, adaptarse, recuperarse, repararse y dividirse.

Sabemos que el músculo, a través del ejercicio, es el principal producto de lactato. ¿Significa esto que el ejercicio es malo? Asociaciones como estas abundan en Internet. Sobre este y otros temas complejos se sacan continuamente asociaciones incorrectas. No, por supuesto que no es malo hacer ejercicio en personas con cáncer. De hecho, es todo lo contrario. El ejercicio produce lactato, pero también lo consume. Es decir, el músculo se vuelve consumidor de lactato y quita “alimento” a las células tumorales. Además de sus múltiples efectos de otra índole en el cáncer.

Pero… ¿los carbohidratos provocan cáncer?

Y esta es la asociación más terrible y errónea que se puede hacer. No, los carbohidratos no causan cáncer. Tampoco diabetes ni obesidad. No podemos confundir los factores que causan una enfermedad con las herramientas de intervención una vez ocurran. Es como decir que tomar ibuprofeno causa inflamación. No, lo que ocurre es que cuando usted tiene inflamación toma ibuprofeno, pero no al contrario. Este motivo explica también la confusión que hay con el gluten, los lácteos y mucho otros alimentos.

Una vez exista un cáncer, ¿sería recomendable reducir o eliminar los carbohidratos?

Esto si es una pregunta que se podría debatir. Como he dicho, algunos estudios muestran mejoras en algunos cánceres con dieta bajas en carbohidratos, pero otros no. Incluso algunos empeoran. Veamos por qué…

Las dietas bajas en carbohidratos podrían reducir el “alimento” de las células tumorales. Sin embargo, algunos tipos de células tumorales pueden alimentarse de cuerpos cetónicos también (los cuerpos cetónicos son el combustible preferente en las dietas bajas en carbohidratos). Algunos estudios han visto como algunas células tumorales pueden obtener mitocondrias y nutrientes de otras células vecinas cuando se someten a depleción de glucosa. Siempre encuentran un camino para obtener energía las muy hijas de…

Esto se conoce como redundancia celular, es decir, las células tienen diferentes caminos para llegar a su objetivo y cuando le cortas uno, encuentran otro.

Otras terapias nutricionales son someter al sujeto a ayuno o restricción energética (déficit calórico). Pero, ¿podría mejorar el ayuno o la restricción energética mejorar el cáncer? Si, la restricción calórica o el ayuno podrían reducir el “alimento” de las células tumorales. Sin embargo, existe un problema. Las personas con cáncer, sobre todo los cánceres más agresivos y avanzados, sufren de hipercatabolismo, que lleva a la caquexia. Esto implica pérdida de peso drástica, incluida la masa muscular. La caquexia está presente hasta en el 80% de los sujetos con cáncer y representa hasta el 35% de las muertes por cáncer. Esto implica que el ayuno, el déficit calórico e incluso las dietas cetogénicas (por disminución de la insulina y saciedad) podrían contribuir al aumento de la caquexia, empeorando la salud de la persona con cáncer.

Como vemos, son temas muy complejos y delicados. Hay muchos tipos de cáncer, de contextos, de perfiles, etc. La ciencia está investigando todo esto desde hace años, pero, a día de hoy, no podemos decir nada con seguridad. No hay afirmaciones tajantes ni soluciones mágicas, al menos por ahora. La ciencia ha avanzado y ojalá en breve podamos decir que hay soluciones nutricionales contundentes para combatir esta enfermedad. Sea cual sea dicha intervención, será más que bienvenida.

¿Conocías el efecto Warburg?

Os dejo aquí las referencias:

  • PMID: 32802877
  • PMID: 35626116
  • PMID: 33347611
  • PMID: 35088134
  • PMID: 6130780
  • PMID: 19159745
  • PMID: 35460513
  • PMID: 32010625

Suscríbete por sólo 10 €/mes. Cancela cuando quieras.

¿Quieres acceder a artículos, infografías y estudios de interés completos y exclusivos?
Hazte miembro de la Zona Premium por sólo 10 €/mes.

¡Ahora 8 artículos/podcast nuevos cada mes!

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Hazte con mi libro Réquiem por una Pirámide

En este libro pongo orden al caos de información que nos confunde en el ámbito de la salud, la nutrición y el ejercicio, partiendo del rigor, la ciencia y, sobre todo, del sentido común.

Libro Réquiem por una Pirámide

Categorías

Mis últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más. Además, al suscribirte, recibirás de 2 regalos: un documento con 100 preguntas y respuestas sobre nutrición y entrenamiento y un completo documento de 22 páginas con respuestas a preguntas sobre los carbohidratos, la resistencia a la insulina, la pérdida de grasa y el ejercicio.