Es común hoy en día que se quiera ir por delante de los hechos demostrados. Desconozco el motivo de por qué esto ocurre, pero seguramente ego, dinero o simplemente desconocimiento pueden ser la razón. A día de hoy no hay evidencia (que no es lo mismo que estudios publicados) de que los lácteos sean pro-inflamatorios, sin embargo, este argumento sin fundamento sigue recorriendo redes sociales y blogs en Internet.

Como he dicho multitud de veces, el rol de los lácteos en la inflamación se muestra generalmente neutro o positivo, es decir, que algunos estudios no muestran ni un efecto perjudicial ni beneficioso de los lácteos en la inflamación y otros estudios muestran un ligero efecto beneficioso. Por tanto, NO existe datos disponibles en la literatura científica para concluir que los lácteos son inflamatorios en seres humanos.

Precisamente, se acaba de publicar una revisión sistemática (Nieman et al 2020) de ensayos controlados aleatorizados (mayor nivel de evidencia). El objetivo de esta revisión fue evaluar el efecto del consumo de productos lácteos (leche, queso y yogur) y de proteínas lácteas sobre la inflamación sistémica de bajo grado en adultos sin trastornos inflamatorios graves.

De los 27 estudios que se incluyeron en esta revisión, 19 estudios fueron sobre la ingesta de lácteos y 8 estudios fueron sobre proteínas lácteas, todos midiendo el impacto que tenían en la inflamación. De los 19 estudios que evaluaron los productos lácteos, 10 no informaron ningún efecto en la inflamación, mientras que 9 informaron una reducción en al menos un biomarcador de inflamación. Los 8 estudios que investigaron la ingesta de proteínas lácteas sobre los marcadores de inflamación no informaron de ningún efecto, ni positivo ni negativo. Por tanto, la literatura disponible sugiere que los lácteos tienen efectos neutrales o beneficiosos sobre los biomarcadores de inflamación.

Dejemos de sacar datos de la chistera, de extrapolar datos de sujetos con intolerancias o patologías a sujetos sanos, dejemos de añadir más caos a la desinformación existente hoy en día y intentemos acercarnos a la verdad a través de la evidencia científica y no con el “pues a mi me funciona”.

Deja un comentario

Quizás también pueden interesarte los siguientes artículos

Últimos artículos

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe todas las novedades.

Últimos artículos del blog, promociones exclusivas, últimos cursos disponibles y mucho más.